martes, 11 de octubre de 2016

Poema LNJ







                             
DÍSELO CON FLORES


María está sentada en su pupitre
mirando a Noa,
no sabe cómo decirle que le quiere.
Es el cumpleaños de Noa 
y ella quiere regalarle  flores
en la hora del recreo.
De pronto,
habiendo interrumpido la clase de matemáticas
con su pensamiento en su fiel amigo de seis años
María sale corriendo de la clase.
Llega hasta el huerto de una casa cercana,
arranca con sus pequeñas manos:
 perejil, yerbabuena, laurel, lavanda,
                                                tomillo y romero.
María coge su lazo azul que adorna su pelo y envuelve
estas plantas en él.
Vuelve  corriendo a la clase, entra sin llamar
y se arrodilla ante el pupitre de Noa.
Le ofrece su ramo
_ ¿Te gustan mis flores?
Sí, respondió Noa,
Te quiero María.


Con cariño, Lou.

4 comentarios:

Dyhego dijo...

Magnífico regalo, un ramo de plantas silvestres.
Salu2, Lourdes.

J. R. Infante dijo...

Una declaración de amor de lo más natural que pueda darse. Encantador. Me alegra mucho saber de ti, Lou, hacía mucho que no te encontraba por estos pagos. Espero tu continuidad y que tencuentres bien.- Un abrazo

Anónimo dijo...

Un poema tan suave en un mundo tan atroz, es una delicia. Vengo de leer poemas desgarradores y alivia decir que todavía nos queda la ternura.
Te he descubierto en el blog selva de varia opinión.

Uno.

L.N.J. dijo...

Gracias Diego, con lo que a ti te gustan...

*

Muchas gracias José, sí, estoy bastante alejada de todo este mundo literario, menos de la lectura.

*

Anónimo, afortunadamente nos queda un poco de ternura. Una palabra muy hermosa.

Un saludo