sábado, 25 de junio de 2016

Muy dentro de ti



                                                 

                                               MALDITOS ESCRITORES



Leo la vida de los grandes escritores y estaban hechos polvos, carcomidos por emociones y sentimientos contradictorios.
Son malditos porque tienen la habilidad  de llevar la tragedia al lector para que seamos partícipes de ella, y si hay algo de bueno, es que te enganchan porque lo que escribieron, solo muy pocos saben hacerlo así, a lo grande. Salir a la calle y recordar la historia del personaje que se lee como me ocurre con Fiodor Dostoievski "Crimen y Castigo", un libro de oro, de los que hoy en día no se escriben es un placer, un delirio: tremendo.Estos personajes me tienen atrapada.
En Los endemoniados, F.D. se expresó así en este pequeño texto que me parece sublime:

En 1871, terminó Los endemoniados, publicada en 1872. La novela refleja las inquietudes políticas de Dostoyevski en esa época. Al respecto, escribió a su amigo Strájov:
Espero mucho de lo que escribo ahora en El Mensajero Ruso, no sólo desde el punto de vista artístico, sino también en lo que respecta a la calidad del tema: desearía expresar algunos pensamientos, aunque por su causa debe sufrir el arte; pero estoy de tal modo fascinado por las ideas que se han acumulado en mi espíritu y en mi corazón, que debo expresarlas aunque sólo pueda lograr un opúsculo; es lo mismo, debo expresarme.

Por esto recurro también a la música, dibujar y a la calle ... (porque también forman parte del arte). Pero al final siempre vuelvo al mismo lugar de esas páginas malditas donde solo los buenos escritores dejan huella.

Si os marcó algún libro de esta manera, compartid conmigo y así "seamos todos malditos" y también como no, un poco de buena gente.


Feliz verano





                                     


Con cariño, Lou.

2 comentarios:

Dyhego dijo...

Lourdes:
me marcó mucho "Cien años de soledad".
Escribir tiene que ser muy difícil y trabajoso.
Acabo de leer un libro que habla de la "genialidad" y una de las ideas que apunta es que el "genio" no crea de la nada, sino que trabaja constantemente.
Salu2.

L.N.J. dijo...

Hola Diego, sí, leí una vez en tu blog que te gustó el libro de GGM, y me acuerdo de ti cuando a veces veo la Embajada, por lo de Belén Rueda. Como ves, te leo bastante bien.

Un saludo