viernes, 27 de mayo de 2016

Amor






POEMAS DE AMOR



ME gustas cuando callas porque estás como ausente,

y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.
Como todas las cosas están llenas de mi alma

emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma, 
y te pareces a la palabra melancolía.
Me gustas cuando callas y estás como distante.

Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.
Déjame que te hable también con tu silencio

claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.

Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.


Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.




Cada vez que leo este poema de Pablo Neruda, hay versos que no consigo entender bien:

_ Parece que los ojos se te hubieran volado

_Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa "como si hubieras muerto".


Pero sí, el poema es precioso. Tan delicado y bello el amor  y tan cabrón algunas veces. Entonces si utilizo este adjetivo tan malsonante no soy correcta ni educada, ni hace referencia al amor, evidentemente.

¡Menos mal! que a Pablo Neruda  no se le olvidó de que hay detalles de que nunca deben ser ciertos, porque si no, toda la delicadeza y hermosura del poema se hubiese convertido en tragedia. 
Eso sí, lo de los ojos volados (drogados)... ¡ahí lo dejo!.




                                   

Con cariño, Lou.

7 comentarios:

J. R. Infante dijo...

Entender al poeta es siempre un ejercicio bastante complicado, puesto que en el momento de concebir el poema solo él sabe en qué piensa. Yo creo que la expresión del amor se manifiesta incluso en circustancias adversas en apariencia a los ojos de los demás.- Un beso, Lou.

L.N.J. dijo...

Pues sí José, se nos pondrán los ojos volados:) de leer y la mente disparatada de querer entender lo que a veces nos cuesta.

Un beso para tu corazón.

Anónimo dijo...

siempre tan abstracta y sencilla lnj, dinámica, melancólica y volcánica, morirás así afortunadamente entre torbellinos de cenizas

L.N.J. dijo...

Anónimo, que dios te tenga en su gloría. Mi gloría es de otro gueto y no cabe en su cielo.

Gracias.

Jesús Benítez dijo...

Apreciada Lou:

Quién sabe, tal vez Neruda no se refiera a un amor de carne y hueso. O puede que su musa (si es que la hubo) tuviera cuerpo de mariposa y cabeza de meteorito fugaz... Lo que no cabe duda, es que son unos versos superlativos, para leerlos sin buscar tres píes a la gata. Basta con impregnarse con sus palabras y seguir soñando después con silencios de estrellas distantes, enajenadas, tal como somos, sin complejos... ¿Me entiendes, verdad Lou? Yo sé que sí. Tú también eres poeta que reniega de traducción simultánea. La poesía, creo, es un jeroglífico indescifrable. Poesía, en mi modesta opinión, es un grito al viento sin vocación colectiva...

¿Y el amor? Aquí dejo una descripción personal que hice hace tiempo...

¿Amor?

Quizás el amor sea sólo un impulso, pura química,
fuego cruzado, efímero, sueños que se desvanecen.

Prolongar o dilatar los sentimientos afines,
es una aventura solitaria o compartida.

Hay amor en las palabras, los besos,
en las caricias, en el deseo, los encuentros.

Hay amor en el viaje sin retorno, en la ceguera bucólica,
en la atracción física, en los cuerpos volcánicos de magma.

Hay amor en la complicidad, en las habitaciones de hotel,
en las sábanas mojadas, en los silencios del orgasmo.

Hay amor en lo que uno interpreta que es el otro,
en la mentira que se sabe, en la verdad que se cuenta.

Hay amor en idealizar lo que aún no se conoce,
en la ingenuidad preadolescente y adulta.

Hay amor por el simple hecho inexplicable de querer,
pero la sinceridad tropezará siempre con la ambigüedad.

El amor es un duende herido de muerte,
que busca un corazón en el que encontrar socorro.

© Jesús Benítez

Recuerdos, Lou. No dejes de ver las cosas que otros no vemos...

L.N.J. dijo...

Hola Jesús, las cosas las veo diferente nada más. Ni mejor ni peor. Pero es curioso que más le atribuyo al amor ese jeroglífico indescifrable que a una forma propia de escribir.

Muchas gracias

Dyhego dijo...

El amor debe salvar si no, ¿para qué sirve?
Salu2, Lourdes.